Aceites esenciales: mucho más que aromaterapia

Seguro que conoces la existencia de los aceites esenciales en el mercado y que quizá en algún momento incluso has llegado a tener alguno en casa con el fin de aportar a tu espacio una fragancia agradable, pero ¿alguna vez has oído hablar del poder de los aceites esenciales con finalidad terapéutica?  y, ¿de los aceites de grado terapéutico?

 

El tratamiento con aceites esenciales de grado terapéutico, es decir, con una pureza del 100%, es un método natural que se basa en la actividad sobre nuestro organismo (cuerpo, mente y sistema emocional) de ciertas moléculas bioquímicas que los conforman, para restablecer su equilibrio y armonía natural que ahora se hayan alteradas por circunstancias adversas externas o internas que dañan nuestro bienestar.

¿Qué es un aceite esencial?

Un aceite esencial es un compuesto volátil concentrado adoptando forma de aceite, extraído de plantas aromáticas a través de su destilación por arrastre de vapor de agua (en el caso de los cítricos por presión de la cáscara).

Se le llama aceite por su forma oleosa, pero su composición y estructura química nada tienen que ver con un aceite cualquiera, que consideramos una grasa vegetal.

Es la esencia de la planta concentrada en un tarrito de cristal, y ahí reside su inmenso poder, siempre y cuando el aceite sea puro y no se le hayan añadido compuestos sintéticos que dañen su estructura y por tanto que nos puedan perjudicar.

¿Cómo actúan?

Los aceites esenciales pueden penetrar a través del olfato, de la piel o de la digestión.

Al nosotras percibir la presencia de un aceite esencial, se genera un estímulo en el sistema olfativo o en el sistema circulatorio a través de la piel o digestión, que envían señales al sistema límbico cerebral las cuales actúan directamente en regiones del sistema nervioso asociadas con nuestro sistema emocional y otros procesos vitales.

 

¿Cómo te ayudo en tu pérdida con los aceites esenciales?

Existe una amplísima variedad de marcas de aceites esenciales en el mercado, pero solo unas pocas se consideran de grado terapéutico, es decir, aptos para aplicarlos en piel o ingerirlos, no siendo estos últimos fáciles de conseguir por nuestra cuenta ya sea por no comercializarse en tienda física o por su precio, que no es precisamente barato.

Tras mucho pensar y darle vueltas al modo de poder incluir los aceites esenciales en mis acompañamientos, y tras investigar sobre diferentes marcas que ofrecen este tipo de aceites más especiales, finalmente dí con la solución y con la marca.

Te seré sincera. 

Nunca hubiera imaginado que pudiera llegar a recomendar una marca en particular de cualquier producto como profesional, pues lo cierto es que siempre he odiado el mundo de las ventas. 

He llegando a demonizar a nivel personal todo lo relativo al marketing en cualquier ambito, pero con el tiempo me he dado cuenta de que cuando verdaderamente crees en un producto o servicio y en sus beneficios, quisieras que todo aquel que pueda necesitarlo lo conozca, y pueda acceder a él.  

Mi experiencia con los aceites ha sido y sigue siendo muy gratificante y satisfactoria. Me reconfortan en momentos dificiles y me conectan con un deseo de autocuidado que me empodera, y es por todo esto que me gusta recomendarlos.

No se trata de crear necesidades, sino de cubrir aquellas necesidades que ya están ahí, esperando ser atendidas. y es por ello que convertirme en distribuidora de los aceites esenciales doTERRA, me pareció una buena opción para posibilitarte que puedas adquirirlos fácilmente y a un precio razonable teniendo en cuenta su calidad, pureza y, por tanto, efectividad.

Tras nuestra primera sesión te informaré sobre aceites que desde mi punto de vista pueden resultar reparadores para ti en función del estado en el que te encuentres. Y tú podrás decidir si te apetece probarlo/s o, si por el contrario, es algo que no resuena contigo.

Ambas opciones serán perfectas, tanto si te interesan como si no. 

Si te interesara probarlo, te explicaré como usar el aceite (vía olfativa, aplicado en piel o digerido) y cómo puedes obtenerlo directamente en tu domicilio, facilitándote yo el proceso como distribuidora DoTerra que soy.

Son concentrados naturales de plantas por lo que su adquisición no requiere receta médica, aunque como enfermera te daré pautas precisas sobre la dosis a utilizar y demás recomendaciones.

Existen aceites esenciales antidepresivos, calmantes, estimulantes, depurativosanticatarrales… etc, dependiendo de a qué área de tu organismo y de tu vida esté afectando tu desequilibrio emocional.

Ir arriba